Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)​

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)​

El BSI valora muy positivamente los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la Organización de las Naciones Unidas. En el marco de los ODS, las áreas de trabajo del BSI se engloban, de manera general, en los siguientes Objetivos:

S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-03
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-04
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-07
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-09
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-11
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-12
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-13
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-14
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-15
S_SDG_Icons_Inverted_Transparent_WEB-17

Las personas en muchas regiones del mundo actualmente hacen frente a una serie de riesgos para la salud que se han superado en otras partes. Esta situación ha ido mejorando en el transcurso de las últimas décadas, pero con tal de conseguir el ODS no. 3 debemos hacer más para reducir las desigualdades entre las diversas áreas del planeta. 

Harán falta muchas iniciativas para poder erradicar enfermedades y cuestiones persistentes y emergentes para la salud. De entre las diversas formas de hacer frente a estos problemas, el BSI busca colaborar a través de la reducción de los niveles de contaminación ambiental, que a la larga quieren poder ofrecer a los ciudadanos del mundo respirar un aire libre de residuos, beber agua limpia y comer alimentos sin elementos tóxicos. 

Una educación de calidad es la base para mejorar nuestra vida y para el desarrollo sostenible. El acceso a una buena educación, inclusiva y equitativa, permite dotar a las poblaciones del mundo con las herramientas que hacen falta para el desarrollo de nuevas soluciones. Dado que la biomimética presenta una solución sostenible a los problemas climáticos emergentes, consideramos que la transmisión de estos conocimientos a todos los niveles de educación es fundamental para una acción positiva impulsada desde las bases de la sociedad, formando a futuros profesionales capacitados para hacer frente a problemas de todos los niveles. 

En el área local, el BSI ha creado contenidos educativos sobre biomimética en múltiples ciclos, desde primaria hasta grados universitarios, y continúa expandiendo

La energía juega un papel clave en la situación ambiental del presente a escala mundial. Con tal de mantener los niveles de producción de alimentos y bienes necesarios para nuestra supervivencia, conservando el estado natural del planeta al mismo tiempo, es necesario trabajar en el desarrollo y la optimización de nuevas fuentes de energía renovable. 

A través de la biomimética, que incrementa tanto la eficiencia como la eficacia de los productos de creación humana, se consigue una reducción elevada del consumo de energías. La biomimética, por tanto, es un enfoque de la innovación que repercute tanto en la optimización de los procesos, como en la reducción de los mínimos necesarios.

 

La innovación y la infraestructura son las bases fundamentales para la economía y el crecimiento económico, que a la vez sostienen la enorme mayoría de trabajos y medios de subsistencia de la población mundial. De cara a la construcción de un mundo sostenible, hace falta desarrollar unas innovaciones aptas para las necesidades planetarias y sociales, estableciendo al mismo tiempo unos sistemas de infraestructuras en ámbitos com el transporte, la irrigación, la energía, la tecnología de la información y las comunicaciones. 

El equipo investigador del BSI ya empieza a pensar en soluciones biomiméticas para toda esta serie de elementos, que nos ayudarán a hacer frente al cambio climático. El progreso tecnológico y la alta tecnología permiten el uso de bienes y materiales a favor del desarrollo de la especie, a la vez que consumen menos recursos. El BSI plantea el progreso tecnológico de la mano del progreso ecológico; así pues, es un elemento importante dentro de los esfuerzos para cumplir los objetivos medioambientales del planeta.

 

Las ciudades contienen un gran movimiento productivo y social. En las últimas décadas, la población mundial ha crecido a niveles sin precedente, y la tendencia global es hacia una mayor urbanización. Ante esta realidad hace falta mejorar la planificación y la gestión urbana a las ciudades, de manera que el nivel de vida de los habitantes de las ciudades, cada vez más grandes, mejore. 

Hará falta crear nuevas respuestas a la dinámica interna de las ciudades, en que el BSI y la biomimética empiezan a trabajar: nuevos empleos, dignos y prósperos, que no pongan en peligro la tierra y los recursos; nuevas infraestructuras para la movilidad de los ciudadanos, adaptadas al transporte de cantidades más grandes de personas en distancias mayores; la gestión de recursos, residuos y otros.

 

El objetivo del consumo y la producción sostenibles es hacer más y mejores cosas con menos recursos. El consumo responsable depende por un lado de la concienciación de los consumidores, y del otro de la producción y el transporte de bienes y mercancías según unos principios de responsabilidad. De esta forma, hace falta reducir el uso de los recursos, la degradación y la contaminación, consiguiendo al mismo tiempo una mejor calidad de vida, y hay que adoptar un enfoque sistémico y conseguir establecer una cooperación entre todos los participantes de la cadena de suministro. 

La biomimética busca ofrecer en todos los eslabones de la cadena productiva soluciones inspiradas en las diferentes formas de vida en el planeta, con tal de reducir los efectos nocivos sobre nuestros ecosistemas. Además, el BSI, en sus diversas producciones y eventos, trabaja en la sensibilización de los consumidores en una serie variada de bienes de consumo. 

 

Los patrones climáticos de nuestro planeta están en un proceso de cambio acelerado, que tiene y continuará teniendo graves consecuencias en todos los países en diferentes momentos dados. La urgencia de la situación obtienen ciertos resultados favorables: el cambio de actitudes entre el público es mucho más atento hoy en día que en cualquier otra época de la historia. Este hecho ayuda a implantar medidas políticas y hábitos de consumo más sensibles y conscientes. 

Ya existen soluciones viables que permiten a los gobiernos conseguir los objetivos de reducción de las emisiones y de la contaminación. En particular, la labor de la biomimética es esta: innovar soluciones modernas de acuerdo con la consciencia de los principios del respeto y la sostenibilidad de los ecosistemas del planeta. La sostenibilidad para el cuidado del planeta y para parar el cambio climático es una razón de ser de la biomimética y, en especial, del BSI. 

 

En los océanos habitan más de la mitad de todos los seres vivos de la Tierra. El nivel de habitabilidad del planeta responde a la temperatura de los mares, a su composición química, a las corrientes y a la biodiversidad. Entre todos, los mares y océanos suman un 70% de la superficie del planeta. Una gestión sensible y cuidadosa de este importante recurso es imprescindible para un futuro sostenible. Las áreas marinas protegidas deben ser administradas correctamente, con los recursos y regulaciones necesarios relativos a los niveles de pesca, contaminación y acidez de los océanos. 

La biomimética a menudo encuentra inspiración en organismos marinos, los cuales pueden ayudar en la ideación de nuevas herramientas para hacer frente a los riesgos que amenazan a la vida marina. Para el BSI, el bienestar de los ecosistemas marinos es una preocupación central, y es por esto que planteamos la biomimética aplicada al mar como una de las grandes áreas de enfoque en nuestra investigación. 

 

Los bosques, que cubren un 30% de la superficie terrestre del planeta, ofrecen protección para la diversidad biológica que vive en ellos, así como las viviendas de la población indígena alrededor del mundo. Proteger los bosques, pues, significa proteger los recursos naturales de la Tierra. Aunque actualmente solo un 15% de la tierra se encuentra bajo protección gubernamental, la acción conservadora de bosques y la lucha contra la desertificación del planeta están aumentando. 

La biomimética, en su esencia, parte de una admiración hacia todos los organismos vivos y hace todo lo posible por conservar la biodiversidad de los ecosistemas del planeta. Su misión es impulsar la innovación sostenible para un futuro en que la flora y la fauna vivan en simbiosis con la humanitat.

 

Todo proyecto de desarrollo sostenible necesita establecer relaciones colaborativas entre gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, de manera que se puedan coordinar todos los proyectos, visiones, iniciativas, retos y objetivos en todos los niveles de la sociedad. Este tipo de colaboración también hay que gestionarlo en los diferentes niveles de organización humana: global, regional, nacional y local. Hay que saber movilizar, redirigir y desbloquear la transformación mediante financiación privada que compla con los ODS. 

Tanto en su misión de investigación para la innovación y proyectos privados, como en la difusión de conocimientos y concienciación y sensibilización de la sociedad, el BSI trabaja en el refuerzo de estas actitudes de colaboración.