Aplicaciones

El pensamiento biomimético se basa en identificar cuáles son las funciones que en esencia se quieren reproducir, abstrayéndose de la problemática concreta.
Sólo desde este punto nos podremos preguntar: ¿Qué haría la naturaleza en este caso?

Las soluciones bioinspiradas son una gran fuente de creatividad que permiten acelerar el proceso de investigación al reducir de forma drástica los tiempos de desarrollo y sus costes, asociados a su simplicidad y elegancia.